martes, 8 de septiembre de 2009

TEATROXIDENTIDAD MAR DEL PLATA 2009

La obra de teatro BITACORA 14 participó del ciclo TEATROXIDENTIDAD realizado en Mar del Plata, 2009: >Teatro Lido

Bitacora 14

Autor de la obra: Juan Vogelmann - Adriana sosa

Director: Claudio Cogo - Juan Vogelmann

Elenco: Claudio Fabian Andicoechea , Edgardo Desimone, Liliana Iglesias,Adriana Sosa .

Escenografía: Eduardo Cejo- Claudio Suarez

Vestuario: Julieta Sargentoni

Iluminación: Claudio Cogo

Síntesis argumental: En un futuro, el mundo se encuentra habitado por payasos, sobrevivientes a la bomba que acabó con la civilización tal como la conocemos hoy, y han creado una nueva civilización. En un “laboratorio” de este nuevo mundo, cuatro clown (payasos) "científicos" tratan de comprender el concepto de "desaparecido", investigando sobre nuestra historia inmediata.<

domingo, 6 de septiembre de 2009

BITACORA 14


BITACORA 14 se presentara el 11 de setiembre de 2009 a las 21 hs. en el teatro LIDO de Mar del Plata en el marco del ciclo TEATROXIDENTIDAD convocado por Abuelas de Plaza de Mayo.-

Síntesis conceptual: En un futuro, el mundo se encuentra habitado por payasos, que son sobrevivientes a la bomba que acabó con la civilización tal como la conocemos hoy, y han creado una nueva civilización.
En un “laboratorio” de este nuevo mundo, cuatro clown (payasos) "científicos" tratan de comprender el concepto de "desaparecido", investigando sobre nuestra historia inmediata.-
La obra plantea la acción años después de un gran holocausto, el final de una era y la desaparición de una civilización y el comienzo de otra construida por sus sobrevivientes: un grupo de clowns, estos clowns sobrevivientes deben reconstruir el pasado, comprender su prehistoria, decodificar la memoria. Esta es la base de sus “propósitos”, vestigios de lo pasado que los llevan a enfrentarse con el período más terrible de nuestra historia.
Mediante su inocencia, y la ternura de cuatro payasitos que tratan de comprender lo incomprensible.
De entre ellos una mujer “Naripondia”, ( científica en su mundo) desaparece por esta investigación y sus compañeros tratan de comprender que es desaparecer.

Ficha técnica
Autores
Juan Vogelmann – Adriana Sosa

Elenco
Fabián Andicoechea
Edgardo Desimone
Liliana Iglesias
Adriana Sosa

Vestuario
Julieta Sargentoni

Escenografía
Claudio Suárez – Eduardo Cejo

Diseño de Iluminación
Claudio Suárez – Claudio Cogo

Dirección
Claudio Cogo – Juan Vogelmann

Participaciones - Premios – distinciones


Festival Regional Pcia de Bs As 2004
- Mejor Obra (Región La Plata).
- Mejor Actor, Edgardo Desimone.
- Mejor Dirección, Claudio Cogo - Juan Vogelmann

Festival Provincial, Trenque Lauquén 2004

- Mejor Escenografía, Claudio Suárez – Eduardo Cejo
- Mejor Vestuario, Julieta Sargentoni

Festival de Rio Ceballos- Córdoba (2005)
Evento San Luis – San Luis (2005)
Evento Villa Mercedes - San Luis (2005)
Gira por Lujan, Rojas (pcia. De Bs.As.)

Festival de Chascomus 2005
- mención Mejor Actriz (Naripondia)
- mención mejor dirección
- mención mejor presentación escénica
PARTICIPACIONES:
2005 : Seleccionada por el Instituto Nacional de Teatro para realizar una gira con funciones en Rojas y Lujan.
2006: Participo del evento internacional “día Internacional de Arte Solidario” )7 de julio) a beneficio de la Copa de Leche Padre Carlos Cajade de Berisso.
2008: Invitada a las Jornadas Por los derechos Humanos en el “Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHi- Ex ESMA) Perteneciente a la Fundación Madres de Plaza de Mayo.
2009: INVITADA ESPECIAL al ciclo “TeatroXIdentidad” organizado por Abuelas de Plaza de Mayo en Mar del Plata el 11 de setiembre de 2009.-
EL FLACO QUIROGA (relato breve, publicado en Torrevieja-España)
Mis recuerdos comienzan en mañanas soleadas.
Patio con parra de uva chinche, fondo con pastos, dos enormes plantas de corona de novia, gallinero de alambre y siempre algún cuzquito echado al sol.
Tendría unos ocho años, eran las mañanas en las que estaba la familia en casa, tal vez fines de semana.
Fugazmente se me aparece el cuerpo flaco de mi padre, en camiseta, con una escoba vieja, asoleándose en el techo mientras desparramaba la brea en la loza de la casita, para evitar las goteras y su ritual de cacerolas y tachos en el piso, esfuerzo casi inútil, siempre volvían.
Eran tiempos de Onganía….
Mi madre anotaba prolijamente en un cuaderno, que reencontré a la vuelta de los años, cada gasto de almacén, lechero, carnicero, arreglos de medias de nylon (se levantaban los puntos), y el zurcido de las otras se hacía en casa, con un mate.
Y yo corría por el patio y jugaba-peleaba con mi hermano. Pero todos esperábamos la llegada del Flaco Quiroga.
Mamá sacaba los zapatos de la familia y los ponía en el patio, en hilera, al sol.
Al promediar la mañana, llegaba el Flaco. En mis imágenes era alto, extremadamente flaco, barbudo, de pelo encrespado y reacio a todo intento de direccionarlo, la cara angulosa, nariz prominente, manos flacas y “dedudas”, un poco tartamudo y con un eterno movimiento en las piernas que jamás dejaron de repiquetear contra el piso.
Tan feo como tierno y cariñoso con nosotros: mi hermano-enemigo en los juegos.
El ritual era siempre el mismo: papá bajaba del techo, rojo de sol, negro de brea, y el Flaco iba directo a la hilera de zapatos, comenzaba a darles lustre y llegaba mamá con un Cinzano.
Sucios, transpirados y flacos. Abocados a sus tareas, era imposible imaginar lo que los reunía todos los fines de semana.
Este trío de adultos de treinta y pico tenía un sueño en común, nacido mucho tiempo atrás...
La Plata (ciudad) es un pequeño punto en el universo, que los reunió. Venidos de distintas provincias, de ambas márgenes del Río de La Plata, decidieron quedarse acá donde enormes puertas se abrían a sus sueños, ubicadas frente a la plaza Dardo Rocha: la facultad de Cine de Bellas Artes, primera del país y una de las más importantes de Latinoamérica, en esos tiempos.
Si Serrat encerró los Fantasmas en el Roxi, Bellas Artes encerró sus cunas.
Allí se conocieron papá (Tito) y el Flaco Quiroga, allí estudiaron Dirección y Dirección de Fotografía y comenzaron a idear este sueño.
Y estos dos sucios, transpirados y flacos, cada fin de semana, luego del lustre, luego del almuerzo, pasaban las tardes haciendo renacer al Quijote. ¡Y cómo no!, si ellos mismos eran dos utópicos en una tierra llena de molinos de viento.
Así llegó "EL RETABLO DE MAESE PEDRO". Hijos de una patria que quería ser grande, caminando sin saberlo, a la tierra del nunca jamás.
"EL RETABLO DE MAESE PEDRO" (parte del Quijote de la Mancha), era un proyecto de cortometraje realizado completamente en marionetas. El Flaco Quiroga construía Artesanalmente las marionetas, papá daba forma de guión de cine al relato, mamá hacía los bocetos de vestuarios y ambos filmarían.
El Flaco traía junto a la valija del lustre, otra valija con los muñecos rígidos, que se manejaban como marionetas y para algunas escenas como títeres.
Había dos tipos de muñecos unos que simbolizaban a los títeres del retablo y otros a los personajes del Quijote, Sancho y el titiritero, con mayor movilidad y destreza.
Durante la semana el Flaco perfeccionaba sus articulaciones, movimientos y gestualidad hasta la obsesión y los fines de semana, eran expuestos al resto del equipo.
Mamá, durante la semana, investigaba sobre "La Historia del Traje" y dibujaba en tinta china cuidadosamente los figurines, que también eran expuestos los fines de semana al resto del equipo.
Y papá,....papá soñaba, tal vez era el que volaba mas alto en sus sueños.
Y así crecí, viéndolos como abejitas laboriosas, construyendo un sueño.
Pero como tantas veces sucedió, a quienes pretendían volar, les robaron el cielo...
Transcurrieron tantas tardes, que no recuerdo cuántas fueron, luego vino lo de siempre, la larga búsqueda de dinero para producirlo.
Casi imperceptiblemente pasó por mi vida el armado de las carpetas, del guión, los figurines, la explicación del material y de su realización.
Y la respuesta final del Instituto de Cinematografía denegándolo todo, puesto que solamente se financiaban los proyectos con "motivos históricos"..
No había espacio para las utopías, el Quijote, con una camisa de fuerza era puesto en su lugar, el desván de las cosas viejas y olvidadas.
Al son de una marcha militar se iban desgranando las hojas de esas carpetas que fueron a dar al fondo del cajón de lo que no fue. Eran tiempos de Onganía
Caras tristes, silenciosas, ya no se alineaban en hilera los zapatos al sol, ¿y el Flaco Quiroga?.
El Flaco puso un localcito donde trabajaba el cuero, un virtuoso con sus manos, que hacía cinturones.
Mamá guardó las carpetas dónde ya nadie las veía y papá,...papá no voló más...
Los años y la desilusión los fueron separando y gradualmente dejamos de verlo. ya nadie contaba la anécdota del ojo en "El perro Andaluz", todo eso quedó atrás, muy atrás, las viejas máquinas fueron cubiertas con sabanas, los libros metidos en cajas de cartón y en la casa, casi el olvido marcó el ritmo de nuestras vidas...
Muchos años pasaron hasta que volvimos a verlo, siempre flaco y medio tartamudo, nos contó que se había casado, que tuvo que cerrar el local porque no podía pagar el alquiler, que tenía una casita en donde seguía trabajando el cuero, y en la casita había un altillo, y en el altillo...las marionetas seguían cobrando vida, por la tarde, tal vez los fines de semana.
El Flaco nos confesó que siempre siguió perfeccionándolas y filmando "cuadro por cuadro" para que estuviesen listas cuando llegara el día en que se prendiesen las luces. Papá se acercó, las acarició con la punta de sus dedos, se rió del Flaco y se despidió para ya no volver jamás a su casa. Yo era una adolescente que no comprendía de dolores que desgarran, de impotencias, de no poder sobreponerse a la idea de vivir sin alas. ¡Cuánto lo critiqué¡
Y esta historia, como toda historia de vida de estos dos anónimos, unidos por un sueño y separados irremediablemente por ese mismo sueño, se prolonga en el tiempo. Fue así como una tarde, el teléfono nos avisó que el Flaco estaba internado.
Recuerdo cuando llegamos al hospital de Gonnet, otra vez habían pasado años sin verlo y yo estaba muy nerviosa. Entramos con mi padre a la habitación en donde el Flaco estaba casi imperceptible entre las sábanas, y hablamos de cosas sin sentido.
De lo único que tuvieron en común no se habló, y del resto, habían pasado demasiados años cómo para tener algo que decirse.
Fue una visita larga, dura, con profundos silencios. Por la ventana del cuarto se veía el estacionamiento y la calle. Cuando se mira a través de la ventana de un cuarto de hospital, la vida afuera se ve transcurrir dolorosamente cotidiana, y yo miraba hacia afuera tratando de conectarme con la gente y sus rutinas.
Sé que papá regresó un par de veces a verlo, el Flaco ya no salió del hospital.
Se fue como vivió, anónimamente.
Fue un virtuoso, y fue otro anónimo...
Luego del entierro, vino hasta la casa de mis padres, que ya no era la misma, no había gallinero, ni patio con parra de uvas chinche, la viuda del Flaco para entregarle a mi padre las marionetas y las latas de cinta que habían sido la vida del Flaco, y que nadie mas que papá debía tenerlas, según ella. Pero papá para ese entonces hacía demasiado tiempo que no volaba, y ya no se atrevía a hacerlo.
La ofrenda de la viuda significaba para él, la presencia viva, de sus alas muertas.
Y dijo que no las quería, que todo aquello era una parte de su juventud pasada,
que nada iba a hacer con los muñecos...
Y acá estoy hoy yo, tratando de recuperar en mi memoria, la memoria de este trío.
Y con la de ellos, la de todos los utópicos, los locos, los marginados, los soñadores, los que sembraron en los que vienen atrás la construcción de alas, para que algún día, ya no nos roben el cielo...
Y el Quijote dijo blandiendo su espada:-Quisiera tener aquí delante, a todos aquellos que no creen en la utilidad de los caballeros andantes-"
FIN